domingo, 11 de abril de 2010

Escritores que admiro: Rodolfo Usigli

El termino "maestro de maestros" es usado más o menos con facilidad para designar a cualquier persona con talento sobresaliente, como Bach. Sin poner en duda su importancia, la verdad sea dicha, estas personas rara vez merecen tal titulo, como si lo merece, por ejemplo Rodolfo Usigli.

Escritor considerado el padre del teatro mexicano, Usigli impartió cátedra durante años en la facultad de filosofía y letras de la UNAM, en una lejana época en que se encontraba en mascarones, en la rivera de San Cosme, y en que cuentan, estaba libre de humo de mariguana.

Contó entre sus alumnos a Jaime Sabines, Emilio Pacheco, Jorge Ibargüengoitia, Luisa Josefina Hernandez, y a Emilio Carballido, que lo reconocieron como su maestro más influyente, con excepción de Carballido que lo excluyo de su autobiografía a favor de un rival de Rodolfo, Salvador Novo, aun cuando este fungió más como su agente artístico más que como maestro o influencia literaria.

Sin embargo, más que por su trabajo como maestro y como dramaturgo, lo incluyo aquí por la que fuera su única novela: Ensayo de un crimen.

Obra cumbre de la literatura negra, Ensayo de un crimen fue llevada al cine por otro genio, Luis Buñuel, dando como resultado la peor película del realizador.

En ella, cual seguidor de la tendencia hollywoodense, Buñuel desprende a la obra de su violencia fina y arrebatadora (a pesar de ser considerado uno de los directores más violentos de su época), censura con mal criterio temas como la sensualidad entre madre e hija o la homosexualidad de algunos personajes, y finalmente, dota a la historia de un final feliz para complacer a las masas, y que recuerda en cierta forma a una de las peores películas de otro director llamado genio, Roberto Benigni, il moustro.

Poco que ver con el final original de Usigli, un final tan bien logrado que sorprendente que el autor se siguiera dedicando a escribir teatro, después realizar esta finísima pieza, que no encontró buen eco en sus representaciones.


Ensayo de un crimen, ademas de relatar una historia interesante, llena de sensualidad y violencia, tiene el merito de retratar con lujo de detalles una ciudad de México de antaño, fascinante como la actual, pero con cambios sensibles que, aunque bien permiten reconocerla inequívocamente, la enajenan de sus lectores contemporáneos: una ciudad de gente de traje y sombrero, de policías honestos aunque inútiles.

Rodolfo Usigli, bibliografia minima:

Ensayo de un crimen
El gesticulador

1 comentario: